martes, 29 de julio de 2014

¿Qué tipo de estudiante de PoleDance eres?

La instructora norteamericana de PoleDance, Michelle Shimmy, quien además lleva un interesante blog sobre esta actividad, ideó una lista de “personalidades” PoleDance. Aquí te traemos una traducción al español de su texto. ¿Sabrías decir cuál es tu perfil?
La kamikaze: Esta estudiante de Pole siembra miedo en el corazón de la entrenadora. La kamikaze se muestra sin preocupaciones ante el efecto de la gravedad. Esta chica no le presta atención a la regla fundamental del PoleDance: de no sostenerse al tubo con alguna parte del cuerpo, éste caerá inevitablemente hacia el suelo.
La kamikaze estará de acuerdo cuando la profesora dé clara instrucciones sobre cómo evitar caerse ante un nuevo movimiento. Sin embargo, cuando le toque su turno en el tubo ésta se lanzará hacia el suelo sin importarle tanto su propia seguridad como las de las demás inocentes observadoras.
Afortunadamente las kamikazes poseen la bendición de siempre evitar pegar la cara al piso en el último momento y así viven para bailar un día más.
Tip: Intenta evitar darle un ataque al corazón a tu instructora de PoleDance sosteniéndote así sea con un brazo o pierna a la vez.


La ex bailarina de jazz: Esta chica sabe que en el baile hay matemáticas. Le encanta una rutina bien contada, en la que cada movimiento cae exactamente en una cuenta de 8 tiempos. Si te fijas de cerca puedes ver sus labios moverse ligeramente mientras danza: “uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho…”.
Nada frustra más a la ex bailarina de jazz que una instructora que no sepa contar apropiadamente. Puedes verla mostrar una expresión desesperada en su rostro cuando conversa el tema con su profesora.
Tip: Si necesitas contar, baila a tu propio ritmo. Y si tu ritmo es el correcto y el de las demás no, ¿a quién le importa? Recuerda que usualmente las poledancers no están entrenadas clásicamente así que tenles paciencia.
La autodidacta: Esta es una estudiante de PoleDance que comenzó su trayecto en casa, en la sala, corriendo entre su X-Pole y su laptop. Es aficionada a YouTube y Facebook y ha conseguido progresar hasta un nivel increíble en casa hasta eventualmente llegar a inscribirse en el estudio de pole más cercano.
La autodidacta se agobia en clases, cada movimiento tiene un nombre diferente para ella. Utiliza su pierna izquierda cuando todas usan la derecha. Se incomoda un poco por todo el ruido y locura de una clase con 10 otras chicas, ¡pero le encanta!
Tip: Asiste a una clase de vez en cuando. Te sorprenderá lo fácil que es hacer trucos y movimientos cuando otro ya los ha descifrado antes.


La estudiante sobreconfiada: Esta chica confía ciegamente en su profesora de PoleDance. Ella sabe que siempre estará allí para salvarla y evitar que se caiga. Pero no de forma metafórica sino de forma literal. Se dejará caer sin previo aviso esperando que su instructora la atrape.
Una buena profesora de PoleDance se preparará para esta estudiante quitándose sus zapatos de stripper, buscando colchonetas y adoptando una posición adecuada cada vez que esta chica intente un movimiento difícil.
Tip: ¡Trata de avisar antes de que te vayas a dejar caer!
La prodigio: Esta estudiante de PoleDance es una entretenedora por naturaleza. Cada movimiento le sale perfecto al primer o segundo intento. Nunca siente dolor y no tiene miedo. Igualmente sus profesoras quedan impresionadas por sus habilidades y se enervan al ver lo rápido que va llegando al mismo nivel de ellas.
Esta es la chica a la que todas aman odiar. Pero no la odies, ¡ámala! No puede evitar ser tan genial, y además, si la tratas bien, puede darte trucos y tips de cómo sacar ese movimiento que te está costando.

Tip: Sigue siendo genial y trata de mantenerte humilde…

La guerrera: No es natural cuando de PoleDance se trata pero le encanta y lo demuestra. Es dedicada, trabajadora y, a pesar de que su progreso es lento, cada victoria obtenida es una celebración para ella y para su profesora. Ha repetido cada nivel al menos dos vedes pero poco a poco se ha ido volviendo más fuerte y flexible. Quizás nunca llegue al nivel avanzado pero trabaja fuertemente para ser la mejor poledancer que puede llegar a ser.
Tip: ¡Sigue así!
La estudiante “no puedo”: Esta persona está firmemente convencida de que hay algo fundamentalmente diferente en su cuerpo en comparación con las demás y que eso la hace incapaz de algunos movimientos. Esta creencia usualmente de algún comentario que un médico o fisioterapeuta le hizo hace varios años atrás y ella se lo tomó muy a pecho.
Esta chica tomará el tubo entre sus manos y dirá “no puedo hacerlo” incluso antes de intentar el movimiento.
Tip: Mantente positiva, no crees limitaciones para ti misma.

El gatito asustado: Es una variación de la estudiante “no puedo”. El gatito asustado se rehusa a intentar un neuvo movimiento hasta que ha visto a cada una de las demás estudiantes intentarlo y sobrevivirlo. Esta chica requiere mucho convencimiento, persuasión y sobornos de parte de su profesora para subirse al tubo. Aún así lo hace sin mucha voluntad y con miedo en los ojos.
Es un misterio para todos el porqué a El gatito asustado le gusta tanto el PoleDance cuando pasa la clase entera en terror pero ahí está ella todas las semanas, lista para asustarse de nuevo.
Tip: Ten el número de los bomberos en marcado rápido, son excelentes para bajar gatitos asustados de los árboles y se manejan bien en el tubo también.
La atleta: Es la estudiante que ha hecho todo tipo de deportes bajo el sol. Es fuerte, flexible, rápida y coordinada pero no puede, por nada del mundo, poner punta de pies, extender sus extremidades, arquear la espalda o sacar el pecho. Puede confundirle el hecho de descubrir que el PoleDance quizás es la única actividad en la que no es natural.
Puedes identificar a la atleta cuando llega a su primera clase de PoleDance con shorts de correr. No la verías nunca bailar con tacones porque no puede ni siquiera caminar con ellos, de hecho no sabe si posee un par.
Tip: Practica tu lado sensual en casa frente a un espejo cuando nadie te esté mirando.
La chica buena que se volvió mala: Esta es la chica que mantiene en secreto para todo quien la conoce que practica PoleDance. Casi no puede creer ella misma que se inscribió en esta disciplina. Es la calladita que se para en la parte de atrás del salón y es demasiado tímida como para hablarle a alguien.
Puedes distinguirla por el hecho de que se ríe sola con frecuencia y murmura para sí misma: “No puedo creer que estoy haciendo esto”. Es una dama en la calle y una “pole freak”.
Tip: ¡Sigue así!
La ama de casa desesperada: Es la felizmente casada, mamá, que tiene devoción hacia el PoleDance así como a su esposo e hijos. Eso es, por supuesto, hasta que ellos se interponen entre ella y su tubo. Desafortunadamente esposos e hijos se horrorizan con el hecho de que su esposa y mamá es una poledancer. Recuerde esposos pole: esposa feliz, vida feliz.
Tip: No muestres tus trucos de PoleDance en las fiestas de tus hijos.
La estudiante de desafíos de sus habilidades motoras: Esta chica no es dueña de su propio cuerpo, es más, pareciera que éste tiene mente propia y tiene poco o ningún control sobre lo que su cuerpo hará. En su cabeza entiende que debe enganchar su pierna derecha alrededor del tubo pero algo sucede con las señales que envía el cerebro que termina agarrándose desesperadamente del tubo con el brazo izquierdo.
Esta estudiante usualmente no sabe distinguir izquierda de derecha o arriba de abajo.
Tip: ¡Lo vas a lograr! Se volverá más fácil mientras tu memoria muscular se desarrolla.


Post original y muchas cosas mas: Poledance venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario