martes, 19 de enero de 2016

Los tatuajes y el paso del tiempo

La técnica de tatuado consiste en introducir un pigmento en la dermis, lo que lo hace permanente, indican especialistas del Hospital Alemán, Argentina. Pero los tatuajes cambian al envejecer porque la piel sufre diversas alteraciones que modifican su aspecto original.


Los tatuajes de mayor tamaño y líneas más gruesas envejecen mejor que aquellos que son más pequeños y detallados, dado que los trazos finos acaban desvaneciéndose en aproximadamente 10 años, afirma Ian Eames, profesor del University College London.

Los años pasan por la piel


Pese a que los tatuajes que están finamente detallados se ven bien cuando son recientes, pueden perder su definición con mayor rapidez, aunque depende también de que tan bien estén realizados los trazos desde un inicio.

x


Lo anterior se debe a que dado que la tinta está creada en muchos de los casos con metales pesados como el mercurio, plomo, zinc y hierro, entre otros,  al entrar el contacto con el cuerpo, el organismo genera una respuesta inmune que hace que los glóbulos blancos acudan a limpiarla.

En ese proceso se eliminan del cuerpo algunas de las partículas de la tinta, pero otras permanecen y quedan atrapadas en el tejido conjuntivo del organismo, formando parte del tatuaje. Después de un mes, el nexo entre la epidermis y la dermis se reforma, y el dibujo queda permanente en la piel.

x


Y si bien es permanente, no siempre tendrá su aspecto original, con el envejecimiento, las células que contienen la tinta mueren, se dividen o se desprenden del organismo, proceso que de manera inevitable hará que se vean diferentes.


El tipo de piel, la edad, el tamaño, la exposición a la luz solar y el tipo de tinta que se utiliza son factores que determinan la manera en que el tatuaje se distorsionará con el tiempo”, afirma Ian Eames.

No sólo el envejecimiento tiene implicaciones en la manera cómo se verá el tatuaje conforme pasen los años, los cambios en el peso o el embarazo, son también factores que afectan la apariencia, afirma Ennio Barrón, dermatólogo del Instituto Latinoamericano de la Piel.  

En hombres, la tinta en los brazos o abdomen suele alterarse significativamente por las variaciones de peso, mientras que en mujeres notarán más diferencias si los tatuajes son en las caderas, los muslos, los senos o el vientre”, afirma el dermatólogo.

Saber que los tatuajes cambian al envejecer, no es un factor que haga desistas de tu elección de colocarte uno, pero sí debes tener en cuenta que no siempre serás la misma, tu piel se arrugará con la edad, causando que el aspecto cambie y con ello tendrás que seguir viviendo.

Post Original Salud 180

No hay comentarios:

Publicar un comentario