miércoles, 13 de julio de 2011

Para Mayores de 40

Comparto un fragmento de un texto que me encontré hoy revisando una revista:





"No hace tanto, con mi mujer, lavábamos pañales de los crios, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos,, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.

Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales.

¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó tirar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en un pañuelo de tela del bolsillo.

¡Nooo! yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento  me distraje, me caí del mundo y ahora no se por donde se entra. Lo mas probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de las computadoras todas las navidades.

¡Guardo los vasos desecchables!  ¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez! ¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidble en el cajón de los cubiertos!

(...) Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más y más basura.
El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que  en toda la historia de la humanidad.
El que tenga menos de 40 años no va a creer esto: ¡Cuando yo era niño, por mi casa no pasaba el que recogía la basura! ¡Y tengo menos de ... años!

Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los conejos( y no estoy hablando del siglo XVII)

No existía el nylon ni el plástico. La goma solo la veíamos en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las quemábamos en la fiesta de San Juan.

De por ahí vengo yo. Y no es que haya sido mejor... Es que no es facil para un pobre tipo al que lo educaron con el 'guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo', pasarse al 'compre y tire que ya se viene el modelo nuevo'.
Mi cabeza no resiste tanto.


Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no solo cambian de  celular una vez por semana, si no que, además, cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real.
Y a mi me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y valla si era un nombre como para cambiarselo).
Me educaron para guardar todo. ¡Todooo! Lo que servía y lo que no. Porque algún día las cosas podrian servir. Le dábamos credito a todo.

Si, ya lo se, tuvimos un gran problema: nunca nos explicaron que cosas nos podrían servir y que cosas no. Y en el afán de guardar (porque eramos de hacer caso) guardamos hasta el omblogo de nuestro primer hijo, las carpetas del jardín de infantes y no se como no guardamos la primera caquita.

¿Cómo quieren que entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo?

¿será que cuando las cosas se consiguen facilmente, no se valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con la que se consiguieron?"


(Fragmento del texto (Para mayores de 40), de Eduardo Galeano)




Comprendo así algunas de las "manias" que tienen mis padres por guardar los aparatos irreparables, guardar todo para lo que se ofrezca después, sí, es quizás exagerada esa forma pero, miremos a nuestro alrededor, generamos montañas de basura por utilizar tantas cosas desechables, las cosas son más efimeras, incluso la felicidad ya no nos dura tanto y tiramos cosas porque simplemente es mas barato y cómodo cambiarlas por algo nuevo que repararlo.


Hagamos conciencia sobre los desechos y sobre el Reciclaje!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario